Aunque tradicionalmente el comportamiento de autolesión se ha relacionado con intenciones suicidas, lo cierto es que podemos afirmar desde nuestra experiecnia como una de las residencias psiquiátricas en Alicante, que tiene un vínculo muy notable con trastornos del tipo ansiolítico-depresivo, sobre todo cuando se da en la edad adolescente.

Este comportamiento típicamente autodestructivo tiene su raíz en sentimientos muy fuertes de frustración, ansiedad y soledad, como hemos comprobado los psicólogos. Las lesiones funcionan como una válvula de escape que alivia momentáneamente la presión emocional que sienten. Tras autolesionarse, los pacientes suelen sentir relajación y calma, pero las consecuencias suelen generar a su vez vergüenza, que repite el ciclo vicioso. 

Entre los tratamientos para autolesión podemos destacar la investigación y aprendizaje del manejo de las causas que existen bajo el síntoma en sí. No debemos olvidar que la autolesión no es una enfermedad, sino un síntoma de problemas. En algunos casos límite hemos observado en nuestro Sanatorio Doctor Muñoz que el tratamiento farmacológico adecuado, asociado con terapias de autocontrol, conocimiento o evitación de la situación que desencadena las autolesiones, ha dado resultados muy positivos.

Las autolesiones, como decíamos al principio del blog, normalmente no entrañan deseos suicidas. De todas maneras, dado que los estudios de las residencias psiquiátricas en Alicante han evidenciado que la gravedad de las autolesiones crecen según aumenta la edad de las personas que padecen este síntoma, debemos estar siempre alerta ante cualquier cambio o modificación en el comportamiento de quienes lo hacen, ya que este comportamiento, si no se erradica o trata, puede tener consecuencias muy graves.